miércoles, 3 de febrero de 2010

Grandes sorpresas tuvo el liróforo al buscar estas piezas de artillería, cuya rusticidad era evidente. Y se preguntó por su precisión en combate y la posibilidad de acertar en el blanco. Estas torretas que dan al mar, dejan una sensación de soledad indescriptible, pensó... Y volvió su pensamiento al mar y a sus criaturas...


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal